Comprimiendo nuestro resumen

Resumen de LinkedIn

Y el cuarto y último  elemento es tu resumen de LinkedIn y lo vamos a dividir en dos partes, porque aunque coloquemos un resumen de LinkedIn largo, (como de hecho debemos hacer) rico en palabras claves y que aporten información valiosa a nuestro cliente, LinkedIn solo va a mostrar las primeras dos líneas y el resto, solo cuando el cliente seleccione “ver más”. Entonces tienes que hacer que esas dos primeras líneas cuenten: en estas dos primeras líneas tienes que enganchar a tu cliente. 

Yo he visto muchas veces personas que aquí empiezan a decir «yo soy un profesional con cincuenta años de experiencia, he tenido tantos títulos y he trabajado con las mejores empresas, mis valores son la honestidad, el trabajo, la honradez» y yo acabo entre la risa y el sueño leyendo. Sé que me repito y puedo sonar cruel, pero debo dejarlo claro: tu perfil no va de ti, lo siento, tu perfil va de tu cliente.

A tu cliente no le interesa que hables de ti, nuevamente, esto es una herramienta de Social Selling, no un currículo. La gente no hace negocios con currículos, hacen negocios con personas que le resultan confiables, con las que tiene una relación, un sentimiento de empatía, que de alguna manera les puede llegar a tocar y generar confianza.

Que tu resumen de LinkedIn le diga a tu cliente en qué puedes ayudarle

Entonces, ahora que lo has entendido, debes preguntarte aquí, antes de redactar tu resumen de LinkedIn: ¿Cuál es el mayor problema que tiene tu cliente? Puedes decir “mi cliente lo que necesita es que yo le alquile una casa, yo soy un profesional de bienes raíces y alquilo casas”. Seguro que eso no es lo que busca tu cliente, tu cliente busca más allá, él no quiere una casa, no quiere que le ayudes a buscar un alquiler: quiere que le ayudes a encontrar un hogar. Solo con hacer ese cambio en cómo nos expresamos, nos metemos en las emociones, la experiencia, la familia, etcétera.

En resumen, buscamos resolver el principal dolor que tiene nuestro cliente y que puede ser solventado con nuestro producto o servicio. Se trata de llegar a su mayor problema, su mayor inquietud, a lo que le hace sufrir. También puedes escribir frases que de alguna manera le llevan a plantearse contactar contigo. Uno de los ejemplos de resumen de LinkedIn sería: “¿Sabías que el 60% de los proyectos tecnológicos no terminan a tiempo porque el personal no está bien capacitado? A diario me dedico a preparar personal para que logres tus objetivos a tiempo, si quieres saber más, llámame.”

Una vez rellenada esta cabecera, vamos a por el resto del resumen, en total tenemos 2000 caracteres; primero voy a decirte lo que no se puede hacer, o por lo menos lo que no se debe, si quieres tener un perfil de calidad:

No debe tener la extensión de tu currículo; lo que vas a hacer en el resumen es empezar a hablar sobre el problema al que das solución.

Luego hablar de cómo resuelves dicho problema, la razón por la cual deberían contratarte a ti y no a otra persona. Habla de qué te diferencia de la competencia. Y no necesariamente tienes que empezar a hablar mal de la competencia, puedes ponerlo en positivo: imagina que tú sabes que tu competencia no sabe reclutar bien al personal técnico, entonces pones frases como “yo sé que es muy difícil reclutar al personal técnico”. 

Añade tu prueba social y servicios a tu resumen de LinkedIn

Si tienes casos de éxito o prueba social, colócalos; mensajes como “somos la mayor empresa de reclutamiento de personal técnico” “nuestros clientes tienen una satisfacción del noventa y nueve por ciento” “resolvemos el setenta por ciento de casos de soporte en la misma hora”. Si estás empezando tu negocio, ¿puedes hablar de algo del pasado que tenga algo relacionado con lo que haces hoy? Si la respuesta es sí, colócalo, ya llegarán las pruebas sociales.

De las pruebas sociales pasamos a los servicios, es importante que aquí empieces a decir cómo ayudas a la persona, qué servicios das, aquí tienes que definir de forma muy clara qué servicios ofreces, por ejemplo cuáles están destinados para emprendedores, cuáles a una Startup, cuáles a una empresa…. Si nuestro negocio es meramente online, es importante siempre dejar un recurso gratuito, ya que así pueden probar un poco de lo que hacemos y generamos confianza y autoridad.

Tienes que trabajarlo mucho porque la gente escanea en internet; si tú colocas un bloque de dos mil palabras, te aseguro que en la tercera línea vas a perder la atención del usuario. Tienes que colocarlo todo en función de la persona que va a leerte. Recuerda que por naturaleza los seres humanos estamos pensando en nosotros todo el tiempo. 

Si queremos un perfil de LinkedIn profesional, tenemos que olvidarnos de hablarle al ego y empezar a hablarle a nuestro cliente ideal: estamos en 2020, los personajes más ricos e influyentes del planeta no han llegado a donde han llegado con un título, lo han hecho porque han escuchado las necesidades de su público y lo han transformado en soluciones,  por lo que te invito a hablar a tu cliente de sus problemas, mostrarle que los conoces y que le puedes dar solución, y cuando sea posible, preguntar “¿tú quieres esto?” o “¿no sabes dónde invertir?” o “¿estás buscando esta solución?”

Espero haberte ayudado a crear un perfil ganador, nos vemos en el próximo capítulo.