Empezando a configurar tu perfil en LinkedIn

Configura tu perfil en LinkedIn

A partir de esta clase dejamos atrás la teoría y todo empieza a ser un poco más práctico. El primer tema que tocaremos será el de la seguridad y las configuraciones que tenemos que tomar en cuenta a la hora de armar nuestro perfil en LinkedIn. Si no tienes tu perfil creado, es momento de que lo hagas, ya que de lo contrario no podrás poner en práctica los ejercicios de las siguientes clases. 

Por lo que vamos a la pantalla principal de LinkedIn hacemos clic sobre nuestra foto de perfil, y hacemos clic nuevamente en «Configuración y privacidad» dentro del apartado «Cuenta». Te dejaré un video para que no te pierdas de nada, puedes acceder a él haciendo
clic aquí

Muchas veces las personas no se detienen a revisar esta sección. Pero aquí hay elementos muy importantes que van a determinar también tu éxito. En esta sección tenemos 6 subsecciones principales: 

  1. Preferencias de la cuenta
  2. Inicio de sesión y seguridad
  3. Visibilidad
  4. Comunicaciones
  5. Privacidad de datos
  6. Publicidad -si es que haces anuncios publicitarios en LinkedIn-  

En el apartado Preferencias de la cuenta del perfil en LinkedIn encontraremos las siguientes opciones:

  • Nombre, ubicación y sector: En esta sección podrás editar:
    • Tu nombre y apellidos
    • Tu titular
    • El puesto que ocupas en tu empresa
    • Tu educación
    • Tu ubicación
    • Tu sector
    • Tu información de contacto
  • Idioma: Aquí vamos a seleccionar el idioma en el que veremos nuestro perfil en LinkedIn; esto no tiene nada que ver con lo que ven los usuarios y mucho menos con el contenido que publicamos. Si no tienes problemas con el inglés te recomiendo configurarlo en inglés, ya que las actualizaciones que hace LinkedIn en la plataforma, las hace primero en este idioma. En su momento Pulse, el blog de LinkedIn, estaba solo en inglés y los que lo teníamos en este idioma sacamos ventaja de ello.
  • Idioma del contenido: Aquí seleccionaremos los idiomas que hablamos y para los que no queremos que LinkedIn nos haga traducciones automáticas.
  • Reproducir vídeos automáticamente: Aquí elegimos si queremos o no tener que hacer Play para que se reproduzca un video.
  • Mostrar foto de perfil: Súper importante: si vamos a vender, hay que dejarlo en “todos los miembros de LinkedIn”.
  • Preferencias del feed: Podemos seleccionar a quien seguimos sus contenidos.
  • Otros perfiles vistos: Deshabilita esta opción porque no te interesa que tus clientes vean perfiles de la competencia.
  • No seguido: Te muestra a quién has dejado de seguir, por si te arrepientes y quieres volver a seguirle.
  • Sincronizar calendario: Desde aquí puedes sincronizar la información sobre las reuniones de tu calendario y las personas que asistirán a ellas.
  • Sincronizar contactos: Aquí puedes sincronizar los contactos de tu agenda con tus contactos de LinkedIn
  • Vamos a ver un historial de compras y suscripciones que tengamos, si te interesa ahorrarte estas mensualidades de Sales Navegator o Recruiter, te recomiendo hacer el curso “Prepara tu perfil en LinkedIn para vender” donde te enseño a extraer la base de datos de estos servicios a un año vista gratuitamente.
  • Microsoft: Sincroniza tu cuenta de Microsoft con LinkedIn
  • Twitter: Sincroniza tu cuenta de twitter con LinkedIn. Lo que nos interesa, si somos activos en Twitter es enlazar nuestra cuenta, ya que nos permite primero, mostrar nuestro perfil de Twitter en LinkedIn y además poder publicar desde LinkedIn a Twitter.

  • Fusionar cuentas: Podemos integrar cuentas duplicadas que tenemos en LinkedIn. Especialmente útil si teníamos una cuenta de empresa como perfil personal; en ese caso, vamos a la cuenta mal hecha, le cambiamos los datos a personales y pedimos integrarlas. También podemos pausar o eliminar nuestra cuenta, cosa que nunca recomiendo.
  • Pausar cuenta: Pone en suspensión tu cuenta por el tiempo que necesites
  • Cerrar cuenta: Borra permanentemente tu cuenta.

En el apartado Inicio de sesión y seguridad del perfil en LinkedIn encontraremos las siguientes opciones:

  • Direcciones de email: Es importante saber que LinkedIn te permite colocar varias direcciones de correo electrónico. Yo te sugiero que pongas varias, las que usas con mayor frecuencia. El que marquemos como correo principal será el correo al que LinkedIn va a enviarnos comunicaciones y el que le muestre a tus contactos de acuerdo a tus configuraciones.
  • Números de teléfono: Esto básicamente es un asunto de seguridad interna de LinkedIn y tiene la finalidad de que si en algún momento LinkedIn quiere revisar que eres tú realmente, lo va a hacer a través de este número telefónico. 
  • Cambiar contraseña: como su nombre indica, sirve para generar una nueva contraseña; yo te recomiendo cambiarla por lo menos cada 3 meses, aunque preferiblemente de forma mensual: yo, personalmente, las cambio mes a mes.
  • Dónde has iniciado sesión: nos informa dónde tenemos sesiones activas de LinkedIn y podemos cerrarlas remotamente.
  • Dispositivos que recuerdan tu contraseña: es igual a la anterior y aquí podemos gestionar remotamente los dispositivos donde se recuerda nuestra contraseña.
  • Verificación de dos pasos: si eres tan friki de la seguridad como yo, te recomiendo que lo actives, yo lo tengo activo en todas mis cuentas. Lo malo de esto, y me pasó justamente en el momento en el que escribí este curso, es que si cambias de número y pierdes el dispositivo, te quedas fuera de LinkedIn 3 días mientras te verifican.

En el apartado Visibilidad del perfil en LinkedIn encontraremos las siguientes opciones:

  • Opciones de visualización de perfil:
  • Opciones de visualización de tus historias:
  • Editar tu perfil público: Nos permite editar la información que ven los motores de búsqueda como Google o en las páginas donde no se ha iniciado sesión, yo siempre recomiendo que todo esté habilitado porque a mayor información se indexe en los buscadores, más probabilidades tendrás de que tu nombre suba en los resultados de búsqueda. Sobre todo si te llamas Jose Pérez o Maria González, un nombre muy común: a mayor cantidad de contenido exista con ese nombre y esa estructura de URL, mayores serán las probabilidades de que salgas en los resultados de búsqueda.
  • Quién puede ver o descargar tu dirección email: Personalmente, pongo “cualquiera en LinkedIn”, hay quienes son más celosos con sus datos, pero estamos aquí para vender ¿no?, es muy recomendable que esta dirección tenga tu correo de empresa porque da mejor imagen; si no tienes un correo con dominio personalizado, ya estás tardando en crear uno.
  • Quién puede ver tus contactos: Yo lo tengo en “tus contactos” para que cualquiera pueda validar quien me deja referencias.
  • Quien puede ver tus apellidos: Seleccionamos la opción de Nombre y Apellido para generar confianza.
  • Representar tu empresa o intereses: Lo dejamos habilitado también porque esto también nos da autoridad.
  • Visibilidad de tu perfil fuera de LinkedIn: Lo dejamos habilitado porque queremos ser lo más visibles que podamos.
  • Gestionar quién puede encontrar tu perfil por dirección de email: Lo dejamos habilitado preferiblemente, para que quien sincronice su email pueda encontrar tu perfil.
  • Gestionar quién puede encontrar tu perfil por tu número de teléfono: También deja esto habilitado para que quien sincronice sus contactos pueda ver tu perfil.
  • Bloqueo: Aquí puedes ver una lista de los contactos que has bloqueado y, si lo consideras, desbloquear alguno o algunos.
  • Gestionar tu estado: Elegimos “todos los miembros de LinkedIn”.
  • Comparte los cambios de empleo, estudios y aniversarios laborales desde tu perfil: Mientras trabajamos en nuestro perfil vamos a deshabilitar esta opción, porque si no lo haces, cada pequeño cambio que hagas en tu perfil, se va a notificar a tu red y vas a abrumar a tus seguidores. Recuerda regresar a habilitarla una vez hayas terminado.
  • Notificar a tus contactos cuando salgas en las noticias: Habilitamos esta opción para tener mayor visibilidad
  • Menciones de otras personas: Decide si otros usuarios de LinkedIn pueden mencionarte o no.
  • Seguidores: Aquí, además de tener una lista con tus seguidores, puedes personalizar los contenidos que puede ver cada uno.

En el apartado Comunicaciones del perfil en LinkedIn encontraremos las siguientes opciones:

  • En LinkedIn, Email, Notificaciones automáticas. Yo recomiendo dejar todas habilitadas si no estamos constantemente en la plataforma. Los Emails sí son principalmente opcionales, si estás pendiente de la app o del navegador puedes deshabilitarlas todas, menos las de seguridad.

Vamos a decir sí y a habilitar todo, porque queremos que se puedan comunicar con nosotros.

  • Invitaciones: Puedes elegir quién puede enviarte invitaciones.
  • Invitaciones de tu red: Puedes elegir qué invitaciones te pueden enviar los miembros de tu comunidad.
  • Mensajes: Elige qué personas pueden enviarte mensajes
  • Invitaciones para investigaciones de mercado: Permite que LinkedIn te mande invitaciones para participar en estudios de mercado.
  • Acuses de lectura e indicadores de escritura: Podemos elegir si queremos que sepan que nos han leído y si estamos escribiendo en ese momento (como en el WhatsApp).
  • Sugerencias de respuesta: Yo las tengo deshabilitadas porque bajo ninguna circunstancia respondemos con mensajes prediseñados de LinkedIn. NUNCA.

En el apartado Privacidad del perfil en LinkedIn encontraremos las siguientes opciones:

  • Gestionar tus datos y actividad: Desde aquí puedes elegir qué datos se comparten a través de tu cuenta, así como modificarlos.
  • Obtener una copia de tus datos: Aquí podemos hacer una copia de seguridad de nuestros datos, sobre todo es útil descargarnos los mails de las personas que tenemos en contacto. Te recomiendo hacerlo periódicamente.
  • Información sobre sueldos en LinkedIn: Esto depende un poco de la estrategia que quieras usar, sobre todo es útil para quienes buscan trabajo. 
  • Historial de búsqueda: Aquí puedes borrar tu historial de búsqueda.
  • Información personal detallada: Desde aquí puedes elegir qué información detallada se muestra en LinkedIn.
  • Estudios socioeconómicos y del lugar de trabajo: Aquí puedes autorizar a LinkedIn a compartir tu información con ciertos servicios de confianza para elaborar estudios socioeconómicos y laborales.
  • Si estás buscando empleo, aquí tienes una serie de herramientas que te van a ayudar muchísimo, pero no son objeto de este curso.
  • Servicios permitidos: Esto dependerá de a qué aplicaciones hemos autorizado; yo no suelo tocarlo, pero desde aquí puedes revocarlas.

En el apartado Publicidad podrás configurar las opciones de la publicidad en LinkedIn, en el caso de que la hayas contratado, pero no es objeto de este curso.

Bueno, esto fue todo en esta lección, un poco larga y pesada porque es mucho leer y poco actuar, pero tranquil@ que en la próxima vamos a llegar a donde está la chicha del asunto.

Si no estás buscando trabajo, es muy frecuente descuidar tu perfil en LinkedIn o, simplemente no lo configuraste bien desde que lo creaste.

Aunque pueda parecer una locura, quizá sea el momento para hacer una revisión total de tu perfil en LinkedIn y ver en dónde está pudiendo fallar.

Para facilitarte esta tarea, aquí tienes los tips más importantes para hacer tu perfil en LinkedIn más profesional.

  • Ten una URL personalizada
  • Ten una foto de perfil profesional
  • Dedica tiempo a pensar bien tu título y tu resumen
  • Sé cercano, natural y creativo
  • Utiliza la primera persona para referirte a ti
  • Agrega contenido multimedia en tu resumen
  • Pide recomendaciones
  • Actualiza con frecuencia el estado de tu perfil en LinkedIn
  • No aceptes solicitudes de conexión si no te van a ser útiles.

Actualmente es el mejor momento para destacar tu perfil en LinkedIn, ya que la mayoría de los usuarios, incluso grandes empresas o importantes directivos, no se han preocupado de crear perfiles atractivos.

Así que sin mucho, esfuerzo, simplemente cuidando de que lo que compartes a través de tu perfil se adapte a los intereses de tu público objetivo, puedes conseguir destacar en LinkedIn.

Lo primero que tienes que pensar muy bien son los objetivos que quieres conseguir con tu perfil y el público al que quieres atraer.

Una vez tengas claras esas dos cosas, tienes que redactar tu perfil teniendo siempre en mente a ese público objetivo y, muy en especial, sus intereses. Los perfiles profesionales de LinkedIn siempre tratan de atraer a un solo público objetivo, si lo escribes dirigiéndote a una audiencia indeterminada o a un montón de personas distintas te va a costar mucho más cumplir tus objetivos: recuerda siempre que quien mucho abarca, poco aprieta.

En la actualidad, los empresarios, emprendedores y los profesionales del marketing están cada día más concienciados de la mejora que puede suponer para ellos un perfil de LinkedIn bien cuidado y bien utilizado.

Así que aún estás a tiempo de subirte al carro de los que van a convertir su perfil de LinkedIn en una fábrica de ventas; si esperas demasiado tiempo, probablemente te costará mucho más destacar tu perfil de LinkedIn frente al de los demás usuarios.