Hablemos de tus experiencias

Una vez que has captado la atención del cliente, que has generado esa primera buena impresión, ahora vas a empezar a construir elementos que van a provocar credibilidad en ti, porque las personas hacen negocios con aquellas personas que les provocan confianza, en las que les generan un sentimiento de empatía y LinkedIn nos ofrece algunos apartados en nuestro perfil para poder crear esto. Estos apartados son:

  • Las experiencias, 
  • Las habilidades,
  • Las recomendaciones,

Empecemos con la experiencia, y te advierto que te sentirás tentad@ a hacer un listado de toda tu experiencia laboral, como si de un currículo se tratase. La gran mayoría venimos de un sistema social y educativo, en el que nos educan a pensar que somos un título y cuantos más títulos tenemos, mejores profesionales somos, pero esto cambió, vivimos en una época en la que hombres y mujeres muy ric@s e influyentes están en una posición privilegiada, no por sus títulos universitarios sino por las soluciones que han aportado al mundo, te dejo unos ejemplos inspiradores:

5.500 millones de dólares

Steve Jobs

53 mil millones de dólares

Bill Gates

28 mil millones de dólares

Larry Ellison

13 mil millones de dólares.

Michael Dell

50 mil millones de dólares

Walt Disney

13.500 millones de dólares

Mark Zuckerberg

9.300 millones de dólares

Sheldon Adelson

6,200 millones de dólares

Roman Abramovich

5,700 millones de dólares

Ralph Lauren

2.500 millones de dólares

Richard Branson

Vivimos en una época en la que incluso un Gamer, con estudios cero, pero que cubre y aporta una «solución» o «necesidad» en el mercado, es rico e influyente, así que si haces este cambio y dejas de hablarle a tu ego y empiezas a hablarle a tu cliente, harás un salto que el 90% de los perfiles de LinkedIn no da. 

Muchos venimos con estos paradigmas mentales que nos han inculcado desde niños y nos creamos una identidad alrededor de un título o títulos: hay que romper con eso. Tienes que pensar que la persona que quiere uno de tus servicios o que quiere hacer negocios contigo debe conseguir allí solo la información que permita demostrarle que sabes de lo que estás hablando. 

Entonces lo que vas a hacer es un listado de toda tu experiencia. Tomando en cuenta que todavía no estamos hablando de estudios, estamos hablando de experiencias. Estas pueden ser experiencias profesionales, experiencias de trabajo para otros, experiencias de colaboraciones en proyectos, etcétera. 

Y no necesariamente tiene que ser un trabajo por cuenta ajena porque muchos, no lo tienen, muchos emprendedores y empresarios tienen una experiencia en su ámbito y no necesariamente una experiencia trabajando para otros (como de hecho es mi caso) esto también es válido. Si tú has tenido experiencias profesionales en emprendimientos, porque has fundado algo o porque has colaborado en una sociedad, estas experiencias valen más que 10 PHD en el mundo actual, siempre y cuando estas experiencias estén relacionadas con el nicho al que te diriges hoy.

Ahora que tienes este listado, vamos a pensar: “de todo lo que tengo aquí, ¿qué le interesa mi cliente?, ¿qué le puede provocar credibilidad?, ¿qué puede apuntalar lo que yo estoy ofreciendo ahora?” Si nos hemos reinventado 10 veces en la vida y resulta que mi primer trabajo fue de dependiente, luego de chofer, pasé a taxista, hice la carrera de veterinario, un post grado en ciencias políticas y desde hace 5 años entendí que mi pasión es el Marketing y allí me formé, gané experiencia y me especialicé. A tu cliente ideal no le interesa que sepas recetarle medicinas a un gato para que le dirijas una estrategia de Marketing, por lo que rellenar el perfil de esta manera, lejos de generarle confianza, le hará pensar que en un mes te va a dar por montarte un hostal en el camino de Santiago y dejarle los proyectos abandonados. Lo sé, hago ejemplos muy extremos para que se noten mucho.

Cuando edites el campo de las experiencias, te darás cuenta de que a veces aparece un logo y a veces no, esto se debe a que la empresa no tenía una página de empresa en LinkedIn y terminamos poniendo solo el nombre, si ya tienes perfil desde hace años, te invito a realizar nuevamente la búsqueda, edita la empresa y vuelve a poner el nombre, intenta ver si está por el nombre comercial y no el legal. Si no está, tampoco pasa nada, pero si tienes contacto con esa empresa, ¿Por qué no le sugieres ayudarle en la creación de esa página de empresa?, es muy fácil, te llevará unos minutos y te aportará buena imagen en tu perfil.

En el caso de que seas fundador@ de esta empresa, lo que tienes que hacer es crear una página de empresa, ya hablaremos más adelante de este apartado, pero lo importante, es que aunque seas un pequeño comercio por ahora, reserves el nombre y tengas un logo.

1. Rellena el campo de cargo y tipo de empleo, sin más.

2. Selecciona si estás o no actualmente en ese cargo.

3. Indicas la fecha de inicio y finalización.

Si tienes un empleo actual te preguntará si quieres finalizarlo: puedes tener varios a la vez sin problemas.

4. Puedes ponerle un título personalizado

Y por último, la chicha de este apartado: la descripción; aquí más que cantidad, necesitamos calidad, hablar de lo que hicimos en ese proyecto o empresa y que influye en la actividad que hacemos hoy. Si pasamos por múltiples departamentos y tuvimos muchas experiencia, no debes colocar todas, solo vas a poner un extracto de lo más relevante que aportaste en esa empresa, que tu cliente pueda ver y diga: “pues mira, esto me lo puede aportar a mí también.”

Importantísimo: coherencia y mantenernos en solo lo que le aporta a nuestro negocio; si tienes un restaurante de comida vegana y resulta que fuiste manager de una firma muy famosa de trajes para toreros, esto nos hace un flaco favor. Lo mismo, aunque menos extremo, es que yo tenga muchas experiencias como contador en el pasado y ahora quiero posicionarme como redactor de contenidos. Sé que es duro despegarse del pasado pero hay que hacerlo para avanzar.

Es importante que sepas que no estamos presentando a las empresas con las que trabajamos sino a nosotros mismos; no importa cuán grande sea la empresa, porque si lo es, no necesitas presentarla en la descripción: siempre debes hablar de lo que aportaste en esa empresa y que también le podrás aporta a tu cliente, lo sé: me repito, es a propósito. 

En este apartado también colocaremos, aquellos logros que van a dar fuerza a lo que haces ahora. Hay personas que en su proceso de reinvención han roto de raíz con todo lo que están haciendo ahora, pero siempre encontrarás un elemento que se relaciona o te puede ayudar a validar lo que estás haciendo hoy. Por ejemplo: me he encontrado con empresarios que se dan cuenta de que son muy buenos para hacer coaching y quieren hacer un cambio en su vida laboral,  y se preguntan, “si quiero arrancar a hacer coaching, ¿qué hago con mi vida pasada?” Al final del día, todos estamos en el negocio de solucionarle los problemas a alguien o de cubrir las necesidades de alguien; el dependiente de una panadería suple nuestras necesidades de pan, un camarero suple nuestra necesidad de comida y un médico solventa nuestros problemas de salud. ¿Lo ves más claro? Lleva tu servicio de coaching y especialízalo en ese área en la que tienes experiencia, eso te da una ventaja competitiva porque primero te especializas y segundo te llenas de autoridad en un campo del que conoces.

Recuerda que siempre somos personas ayudando (antes ayudando que vendiendo) a personas. Seguramente si estuviste trabajando de gerente en una compañía, estás acostumbrad@ a resolver problemas y ayudar a tus clientes y subordinados, es más, cuando tienes esa combinación que yo llamo “lo mejor de dos mundos” tienes una visión maravillosa que tus antiguos compañeros no tienen, pero es que también tienes una visión práctica y de negocios que la mayoría de los coachers tampoco y esto es una maravilla.

Aquí también es un muy buen lugar para colocar palabras claves por las que te podría buscar un cliente o un contacto estratégico; si tienes una experiencia con un software o una maquinaria muy específica de tu sector, este es el lugar para hablar de ello. Recuerda que rara vez los clientes van a buscarnos a nosotros, pero siempre van a buscar la solución a su problema: ten en cuenta esto siempre.